Aclaración de Atilra. Incidencia de la mano de obra en las industrias lácteas del país

Cualquier persona que habitualmente se acerca al almacén del barrio o a las góndolas de los supermercados conoce que en los últimos tiempos los precios de los productos lácteos sufrieron importantes incrementos.
Dentro de este contexto algunos apuntan a que los sueldos de los empleados tienen fuerte incidencia y sostienen que se requiere de manera urgente una reforma laboral.
Por este motivo en Atilra decidieron responder sumando pruebas que echan por tierra la versión empresaria.
“Sectores interesados distorsionan la realidad e intentan hacerle creer a la gente que el problema pasa por los salarios que perciben los trabajadores, pero eso de ninguna manera es verdad, no tiene nada que ver con lo que sucede en el país”, dijeron desde la Asociación Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina.
“Algunos por desconocimiento o mala intención manifiestan que determinadas empresas pueden quebrar por los sueldos de Atilra, pero por carácter transitivo también deberían señalar que a muchas lácteas les va muy bien gracias al gremio, sin embargo de eso casi nadie habla.
En realidad a las industrias les va bien o mal según la capacidad de gestión que muestren y debido al nivel tecnológico que cuenten, existen firmas que procesan 5.000 litros de leche por trabajador y por día, y otras mucho más pequeñas que manejan 700 litros por día y por trabajador.
Las primeras son rentables y las demás no, aunque ambas tienen el mismo salario y convenio, el de Atilra, entonces la diferencia está en la cuestión tecnológica, pero por ahí se trata de instalar que la competitividad se logra bajando salarios, lo que es absolutamente falso porque los países de punta tienen a sus empleados entre los mejores pagos del mundo, son líderes y no lo consiguieron bajando los sueldos o flexibilizando el tema laboral, al contrario, el secreto, por llamarlo de alguna forma, pasa por incorporar tecnología”, agregaron de manera contundente.

Dos ejemplos
“En la industria láctea al precio lo componen cuatro ítems principales: la materia prima, industria, el comercio y los impuestos.
Tomemos el valor de la leche que se consigue en góndola, en promedio, a $ 66,92. El costo para producirlo si descontamos los impuestos, el comercio y también la utilidad del empresario sería de $ 29,37, de eso apenas 2,35 corresponden a la mano de obra.
Para que quede más claro todavía, el 3,51 por ciento de lo que abona Doña Rosa va a pagar a las personas que forman parte de la cadena.
Lo mismo sobre el queso que tiene mayor elaboración, sale en promedio $ 275,80 el kilo, el costo de producción es de $ 141,35 y la mano de obra sólo $ 11,28, o sea el 4,08%… En todos los casos el costo de la mano de obra posee una ínfima incidencia en el valor final de los lácteos”, aseveraron desde Atilra que en Las Colonias tiene como referente a Daniel José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *