El kiosco del que todos hablaban – Convocaba casi a la misma gente que un súper y no por los precios

El comercio de Crespo y Castelli pertenece a la popular “Gise” Gatti, quien habitualmente atendía a su amplia clientela hasta que la Brigada Operativa XI allanó el lugar por venta de estupefacientes. El “gancho” era la droga barata y de dudosa calidad. Todos los datos. Nota entera en la edición papel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *