El paraíso brasileño que exigirá a sus visitantes lo que ningún otro destino turístico les pide

Brasil posee muchísimos infectados por coronavirus, pero eso no significó que las autoridades exigieran a su población un confinamiento obligatorio y estricto como el de otras latitudes. Es más, por ejemplo Fernando de Noronha, uno de los lugares más exclusivos del país, un archipiélago volcánico perteneciente al estado de Pernambuco y sumergido 354 kilómetros en el Atlántico, está terminando de planear su temporada.

Cabe señalar que a diferencia de la inmensa mayoría de los lugares donde exigen pruebas de hisopado para saber si cursan la enfermedad infecciosa, en Fernando de Noronha exigen algo diferente: que los visitantes interesados por sus playas ya la hayan padecido… Sólo se permitirá la entrada en la cadena de islas a los turistas que ya hayan tenido COVID-19 y se hayan recuperado, según las declaraciones publicadas por los Gobiernos locales y estatales durante la semana pasada.

La medida tomada para el archipiélago dependiente del turismo, que tiene alrededor de 3.100 residentes permanentes según la estimación del censo más reciente, señala las formas singulares en que las autoridades están tratando de volver a una apariencia de normalidad a medida que los nuevos casos y muertes de COVID-19 se estabilizan en muchas partes del mundo.

Existe un debate significativo sobre el nivel y la duración de la inmunidad que los pacientes con coronavirus desarrollan después de una primera infección. Se han notificado casos de reinfección, incluso en Brasil. Sin embargo, dichos registros son relativamente raros.

Las nuevas reglas entraron en vigor en septiembre y por ahora los turistas no están permitidos en las islas. “No ha habido transmisión comunitaria en la isla durante mucho tiempo. Tenemos que mantenerlo así”, dijo André Longo, el secretario de Salud del estado de Pernambuco, en un comunicado. “Obviamente, este paso se va a hacer con la atención puesta en la seguridad y en la reactivación de la actividad económica del archipiélago”.

En esta primera fase, solo los turistas que ya hayan tenido coronavirus Sars-CoV-2 podrán desembarcar. Los visitantes deberán presentar un resultado positivo de la prueba del virus que tenga al menos 20 días junto con el pago del impuesto de conservación ambiental de Fernando de Noronha.

“Estamos reabriendo responsablemente, con cautela y sin prisas”, dijo el administrador del archipiélago, Guilherme Rocha, en una conferencia de prensa. “La prisa es el enemigo de la vida… No podemos hacer todo a la vez”. Fernando de Noronha, conocido por sus playas salvajes y subdesarrolladas, sus impresionantes paisajes y su reserva marina nacional, es el hogar de poco más de 3000 residentes permanentes, pero sus hoteles boutique suelen estar repletos de miembros de la jet-set de Brasil y del extranjero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *