Alejandro “Negrito” Lezcano. Siguiendo la huella de su padre y otros maestros del periodismo

«La gran pasión por el automovilismo deportivo viene por una cuestión de herencia a través de mi viejo. En los 80 él fiscalizaba las carreras del Fiat 600 Santafesino, categoría que recorría la provincia llenando autódromos y Esperanza era uno de los escenarios de lujo, yo no tenía más de cinco años cuando comencé a acompañarlo y realmente me enamoré del deporte». Nota entera en la edición papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *