Estafó a empresa esperancina por $ 360 mil y lo apresaron en Córdoba

Un minucioso trabajo de la Agencia de Investigación Criminal de Las Colonias, que actuó bajo las órdenes del fiscal Alejandro Benítez, culminó con la detención de un hombre de 46 años que está acusado de estafar a una empresa de Esperanza con un cheque adulterado.

Según pudimos saber, los allanamientos se concretaron en dos domicilios ubicados en Morteros, provincia de Córdoba, donde además se secuestraron varios elementos de interés para la causa.

El detenido está acusado de realizar una compra por $360.000 en un local de venta de materiales para la construcción ubicado en Saavedra al 2700 de Esperanza y pagar con un cheque adulterado con membrete de una empresa de una localidad cordobesa.

El 10 de noviembre de 2021 se comunicó por WhatsApp e inició una negociación para la compra de porcelanatos, pastinas, mesada, inodoro, bidet, tapa de inodoro, accesorios para baño, jabonera, portacepillos y toalleros por un valor total de $357.125.

Coordinó la entrega para el día siguiente y esa tarde se presentó en el negocio acompañado por una mujer y con un camión viejo que se encargaría del flete.

La operación se concretó y pagó con un cheque diferido del Banco Nación, perteneciente a una empresa agropecuaria de la localidad de Porteña, Córdoba.

Noviembre terminó sin sobresaltos, pero cuando el 6 de diciembre los esperancinos intentaron cobrar el cheque el banco se los rebotó y les informó que se trataba de un documento apócrifo, porque tenía el membrete de la empresa adulterado.

En silencio, los investigadores seguían el difícil rastro del estafador, que el 30 de marzo último volvió a mover piezas cuando se comunicó con un fabricante de aberturas de la localidad de Arrufó, en el departamento San Cristóbal.

En dicha oportunidad la operación iba a ser por $ 343.000 y la modalidad de pago y entrega era idéntica a la del caso anterior. A partir de entonces efectivos de la AIC se contactaron con la nueva víctima para que no cortara el diálogo, pero tampoco concretara la operación. Así los investigadores terminaron de confirmar que se trataba de la misma persona y pudieron detenerlo.

Confirmamos que el sujeto es un “conocido“ de la policía cordobesa debido a otros conflictos con la ley penal y que fue trasladado a Esperanza.