“Pepe” Bramuel y su pareja siguen presos, detalles del avance de la causa judicial

El llamativo y millonario robo denunciado en marzo por la pareja de “Pepe” Bramuel, que administraba un almacén en el barrio La Orilla, sumado al hallazgo de dos panes de cocaína de máxima pureza en una persecución policial en la que se detuvo a dos miembros de una banda de delincuentes entrerrianos, llevó a la Justicia a allanar y detener al narco y su pareja.

Aunque investigar a la víctima no suele ser una opción en el grueso de las causas judiciales, en esta oportunidad la medida rindió sus frutos, cuando el 8 de julio Gendarmería allanó el comercio de calle Moreno 4895 y secuestró más de 3 kilos de cocaína fraccionada para la venta; además de una fuerte suma de dinero en efectivo; y detuvo a sus moradores: el ex convicto Sebastián Andrés “Pepe” Bramuel (40) y su pareja Vanesa Raquel Amable (36).

El 28 de marzo el fiscal Federal Nº 1 de Santa Fe, Gustavo Onel, pidió profundizar una denuncia anónima en la cual aparecía un sujeto vinculado a la venta de drogas en Esperanza, y se aportaban los datos de un vehículo, cuya patente habría estado relacionado a Bramuel.

Escuchas y allanamiento

A partir de entonces se ordenaron escuchas telefónicas, inspecciones oculares y tareas de inteligencia ligadas al comercio de barrio.

Al cabo de dichas tareas, el fiscal subrogante Eduardo Costa Calvo solicitó el allanamiento al juez Federal Nº 1 Reinaldo Rodríguez, quien tras concretar la medida indagó a los detenidos a quienes procesó el jueves pasado por «tenencia de estupefacientes con fines de comercialización».

Según el informe que elevó la Unidad de Investigación de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) con base en Santa Fe, producto del allanamiento de la despensa se secuestraron 969 dosis de cocaína, un pan y dos trozos compactos de la misma sustancia (3,127 Kg.); una pequeña muestra de marihuana (0,885 gramos), y dinero en efectivo por $ 3.365.485 y U$S 700.

Durmiendo y armado

También se incautaron 3 teléfonos celulares, una balanza de precisión, una máquina para contar billetes, dos armas de fuego -1 escopeta calibre 16 y 1 revolver calibre 32 cargado-, una camioneta Ford Ranger y dos motos -Honda XR 250 y Corven Energy 110-.

Por el caso Bramuel y Amable quedaron en prisión preventiva tras el procesamiento y se les trabó embargos personales por $ 427.500. En tanto, el abogado de ambos, Enrique Müller, habría solicitado la domiciliaria para la mujer.

En su escrito, el juez Rodríguez corrobora la hipótesis fiscal de que “la despensa sería utilizada como fachada para llevar a cabo la actividad ilícita”.

Especialmente porque se pudo constatar el arribo de personas provenientes del centro, que difícilmente llegaran hasta allí en busca de productos de almacén, además de que ninguno de los presuntos compradores salía del lugar con bolsas ni paquetes que justificaran la compra de mercadería típica del rubro.

En cuanto a la atribución delictiva para con la pareja, el Dr. Rodríguez recuerda que “al momento del allanamiento, Bramuel se hallaba durmiendo en el domicilio y Amable arribó en forma voluntaria instantes posteriores, dejando en claro que ambos tenían conocimiento, dominio y plena disposición” de la droga.

Una deuda pendiente

El disparador que volvió a poner a “Pepe” Bramuel en el centro de la escena judicial fue el robo denunciado por su esposa la mañana del 21 de marzo, cuando declaró en sede policial que desconocidos en un auto rojo polarizado la despojaron de 19.000 dólares y 9.000.000 de pesos.

Esa misma mañana la policía del departamento Las Colonias inició una persecución por la ruta provincial Nº 70, que terminó en uno de los accesos a Santa Fe, en la circunvalación oeste, a la altura del Mercado de Productores. Allí fueron detenidos dos de los cinco ocupantes del auto buscado y se secuestraron armas, teléfonos, pero lo que más llamó la atención fue el hallazgo de dos panes de cocaína pura y una bolsa con $ 4.637.400.

Con el correr de los días, la Justicia Federal pudo dar con el resto de los miembros de la banda, integrada por: Andrés Gustavo Fernández (58), Eduardo Daniel Tarsia (66), Maximiliano Atilio Damián Casala (35), Damián Suárez Puigarnau (27) y Cristian Alberto Rivero (49), este último, empleado de la Municipalidad de Paraná.

Los cinco fueron procesados por el juez Reinaldo Rodríguez como coautores del delito de “transporte de estupefacientes, agravado por la participación organizada de tres o más personas”, por lo cual el fiscal Onel solicitó la elevación de la causa a juicio.

Por otra parte, el fiscal del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Esperanza, Alejandro Benítez, imputó a la banda por el delito de robo, por lo cual el juez penal de Santa Fe, Nicolás Falkenberg, también les dictó la prisión preventiva, en un acuerdo arribado con la defensa que asegura que no fue un robo sino que fueron a «cobrar una deuda».

Condenado

“Pepe” Bramuel cuenta con antecedentes, tanto en la justicia provincial como Federal. La primera, con pena de 1 años de prisión condicional, data del 25 de agosto de 2015, y fue dictada por el Colegio de Jueces Penales de Santa Fe. La segunda, a 4 años de cárcel, se remonta al 17 de agosto de 2017 y fue dispuesta por el Tribunal Oral Federal (TOF) de Santa Fe -que unificó la sanción en 5 años- por venta de drogas.