Por culpa de Andrea Martínez, Cambiemos en Esperanza está a un paso de la ruptura

La grieta a esta altura es indisimulable. Hace tiempo no existen reuniones entre la UCR y el Pro porque en ambas fuerzas se hartaron de su autoritarismo y mal carácter, a pesar que para las fotos ella se muestre sonriente. Es más, quieren buscar local para no tener que verla.

Días después de las elecciones del año pasado empezaron las diferencias dentro de Cambiemos en el ámbito local y a pesar del esfuerzo de algunos por mantener el vínculo, hoy parecería no haber marcha atrás: la gente del Pro y hasta varios radicales se cansaron de los desplantes, el autoritarismo y “el lleve y traiga” sobre cuestiones absolutamente secundarias por parte de Andrea Martínez.

Para decirlo sin eufemismos: no soportan a esta concejal que toma decisiones in consultar y hasta desconoce a quienes pusieron el hombro en la campaña. “Antes de las elecciones todo era amabilidad y sonrisas, pero ahora no le da bolilla a nadie y sacó a relucir el carácter y su forma de ser que nada tiene que ver con la de cara simpática de las fotos… Es como que se comió el personaje”, relató uno de los militantes de su propio partido, la Unión Cívica Radical.

Llegó a un punto límite este enfrentamiento que podemos confirmar que hace meses no se llevan a cabo reuniones conjuntas entre los integrantes de los dos partidos que en la ciudad le dieron vida a Cambiemos y varios directamente no le atienden el teléfono.

Es decir, Martínez, el asesor Luis Lombó -que al igual que ella se moldeó en el fascendinismo durante muchos años- y dos o tres más mantienen encuentros por un lado, y el resto por otro, ante lo cual la gente del Pro y varios radicales buscan un nuevo espacio para no tener ni siquiera que pisar el búnker de Rivadavia y 25 de Mayo.

 

¿Hablará?

Antes que monte en cólera como hace siempre, la invitamos a realizar una entrevista con absoluta libertad para hablar de todos los temas. Ponemos a disposición este portal, el número uno de la región en cuanto a visitas, para conversar sin tapujos sobre todos los temas, no como acostumbra a plantear entrevistas únicamente sobre “lo que le conviene”.

Sería una buena oportunidad para que se refiera a los aumentos de las tarifas y a otros asuntos de interés, ya que desde que salieron a la luz las turbulencias económicas nunca aceptó referirse a esos asuntos… Es raro que alguien que se desvive por colarse en una foto en los actos públicos, por otro lado se esconda de esta manera. ¿Cuál es la verdadera cara de la concejal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *